Combate el herpes labial, con estos remedios naturales.

Combate el herpes labial con remedios

El herpes labial, recuente y muy molesto, es una infección contagiosa causada por el virus del herpes simple. Generalmente se localiza alrededor de la boca y de la nariz, aunque a veces puede extenderse a las mejillas y a los párpados.
Salvo que afecte a la zona ocular, no se considera un trastorno grave. El contagio puede pasar inadvertido si no aparecen síntomas, pero el virus queda escondido, latente en las células nerviosas, hasta que surge un factor que lo active.

AUMENTAR LAS DEFENSAS PARA EVITAR EL HERPES

Todos los seres humanos son susceptibles, en un momento u otro, de entrar en contacto con el virus del herpes.

La primoinfección o primer contacto con el virus va a provocar la inmunidad solo en un cierto número de personas, mientras que el resto serán propensas a las recidivas, que normalmente aparecen al bajar las defensas.

Es, por tanto, fundamental que el sistema inmunitario funcione adecuadamente, pues es el factor principal que determinará la resistencia a la infección o la aparición de los síntomas.

Para ello podemos potenciar el consumo de ciertos nutrientes. Además contamos con recursos naturales que ayudan a prevenir y combatir la infección.

1. Aloe vera para secar y cicatrizar

El jugo del aloe vera, aplicado dos o tres veces al día, calma y seca las vesículas.

También hay preparados farmacéuticos de aloe con sustancias emolientes o hidratantes que ayudan a cicatrizar.

2. Celidonia mayor antivírica

El látex de la celidonia mayor tiene propiedades antivíricas y antimitóticas, lo que evita la replicación del herpes.

Antes de aplicarlo hay que proteger la piel sana de alrededor. Suele bastar con tres aplicaciones diarias hasta que desaparece.

3.Combate el herpes labial con remedios Hierba mora contra el picor

La hierba mora (Solanum nigrum) calma el picor gracias al glucoalcaloide solanina. Solo se debe utilizar por vía externa.

Se aplica sobre el herpes el jugo fresco o una cataplasma de las hojas machacadas.

4.Zinc y vitamina C para tu inmunidad

Ambos se asocian a una mejor respuesta ante las infecciones. El zinc se encuentra en pipas de calabaza, cereales integrales y frutos secos. Como fuentes de vitamina C destacan naranjas, pimientos rojos y kiwis.

Puedes suplementarlos tomando 15 mg diarios de picolinato de zinc junto con un complejo de bioflavonoides (1 g diario) y vitamina C (2 g diarios). Esta combinación mejora la inmunidad e inhibe la reproducción del virus.

 

5. Lisina para prevenir

La lisina es un aminoácido esencial que se encuentra sobre todo en el arroz y otros cereales integrales, y en las levaduras.

Se ha comprobado que su consumo habitual dificulta la activación del virus, por lo que se recomienda como medida de prevención.

6. Regaliz en compresa

El regaliz inhibe el herpes. Lo mejor es aplicarse una maceración:

*Macera de 40 a 50 gramos de raíz triturada en un litro de agua fría.
*Déjala toda la noche y fíltrala.
*Empapa una compresa en la maceración y aplica tres veces al día.

7. Betacaroteno para ayudar a tus leucocitos

Este antioxidante potencia la actividad antivírica de los leucocitos y aumenta el número de células T colaboradoras. Se encuentra en los alimentos de color naranja, como la zanahoria o la calabaza.

Pero para asegurarte la dosis recomendada también puedes recurrir a un suplemento: 100.000 UI diarias.

 

8. Vitamina E por su poder antioxidante

La función principal de la vitamina E es actuar como antioxidante. Sin vitamina E, las membranas celulares y el ADN se encuentran menos protegidos frente al daño de los radicales libres y de las infecciones víricas.

Tomar un suplemento de 400 UI diarias ayuda a disminuir el dolor y el tiempo de cicatrización de las lesiones provocadas por el herpes.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!