El exceso de vitamina D puede dañar tus riñones

La vitamina D puede causar insuficiencia renal en personas que no tienen deficiencia y exceden la dosis recomendada.

Parece que todo el mundo ya se ha dado cuenta de que las vitaminas y los suplementos no tienen una eficacia probada. Salvo que estemos hablando de situaciones en las que su ingreso esté justificado por una deficiencia nutricional identificada o una enfermedad grave.

Tomar vitaminas y multivitamínicos automedicados pueden no ser una buena elección

Hasta hace poco, se creía que cualquiera podía seguir tomando vitaminas si estaba acostumbrado y no podía parar: lo máximo que gastará una persona es dinero, y la salud ciertamente permanecerá con él. Bueno, tal vez se observe algún beneficio estadísticamente insignificante y eso es todo. Ahora hay estudios que lo demuestran con certeza: las vitaminas no solo son inútiles, sino que, en algunos casos, son dañinas.

En 2003, el Grupo de Acción Preventiva de los Estados Unidos (USPSTF) se negó a recomendar vitaminas A, C, E, multivitaminas con ácido fólico y antioxidantes para la prevención de enfermedades cardiovasculares o cáncer. No hubo pruebas suficientes de sus beneficios. El USPSTF también desaconsejó el betacaroteno, ya sea solo o en otros suplementos, ya que se encontró no solo no saludable, sino también dañino para las personas con mayor riesgo de cáncer de pulmón.

Las vitaminas no previenen enfermedades

Conclusión: Las multivitaminas y los minerales son ineficaces en la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

En 2013, Annals of Internal Medicine publicó un artículo con el contundente titular Enough Is Enough: Deje de gastar dinero en suplementos vitamínicos y minerales, basado en los hallazgos de numerosos estudios aleatorizados.

Comprobado: el betacaroteno y las altas dosis de vitaminas E y A son perjudiciales. Los antioxidantes, el ácido fólico (excepto para las mujeres embarazadas) y las vitaminas B son ineficaces para prevenir enfermedades crónicas y prevenir la muerte prematura por enfermedades. Aunque existe evidencia de porcentajes insignificantes de beneficio o daño en grupos pequeños, la mayoría de las personas sanas no los necesitan y no deben usarse para prevenir enfermedades.

La “eficacia” de las multivitaminas y los minerales para los pacientes con infarto de miocardio está bien estudiada aquí . Un ensayo aleatorizado multicéntrico, doble ciego, controlado con placebo mostró que altas dosis de multivitamínicos y minerales en la prevención secundaria de enfermedades ateroscleróticas (ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares) no redujeron los riesgos. Los investigadores no pudieron obtener cifras estadísticamente significativas. Y este estudio aleatorizado mostró que las multivitaminas no mejoraron el rendimiento cognitivo (memoria, concentración, atención) en los ancianos, a pesar de las afirmaciones en contrario.

El exceso de vitamina D puede causar fallo renal

La única área abierta para la investigación sigue siendo la vitamina D. Por supuesto, sus beneficios para las personas con un mayor riesgo de osteoporosis se discuten primero y todavía lo necesitan. Pero para demostrar que la vitamina D puede ser igual de eficaz en la prevención de enfermedades del corazón o cáncer no ha resultado. Y recientemente, llegaron nuevos datos de investigadores de la Universidad de Toronto, que encontraron que un exceso de vitamina D (10,000 UI por día) en el cuerpo aumenta seriamente el riesgo de insuficiencia renal.

En Canadá, se recomienda tomar 400-1000 UI de vitamina D por día para prevenir la osteoporosis. Ancianos y personas con un mayor riesgo de esta enfermedad: 800-2000 UI. En los Estados Unidos, la ingesta diaria recomendada de vitamina D para hombres y mujeres entre las edades de 1 y 70 años es de 600 UI y 800 UI para los mayores de 70 años. Debido a que la vitamina D tiene un amplio rango terapéutico, la toxicidad es rara. Sin embargo, la vitamina es soluble en grasa, por lo que el uso prolongado en dosis altas puede provocar una acumulación excesiva en el cuerpo.

Acerca de la toxicidad de la vitamina D

Vitamina D

La vitamina D es percibida por muchos como un suplemento inofensivo debido a su beneficio históricamente sobrevalorado y su disponibilidad en medicamentos de venta libre. Sin embargo, el riesgo de toxicidad por vitamina D y posiblemente el riesgo de daño renal por sobredosis son muy reales.

La toxicidad por vitamina D tiene una amplia gama de síntomas inespecíficos que pueden dificultar el diagnóstico. Estos síntomas incluyen, entre otros, fatiga, presión arterial alta, micción frecuente, confusión y picazón. Si los primeros signos de toxicidad se notan a tiempo, se puede evitar el daño renal.

Si una persona toma vitamina D cuando está indicado, es muy posible que controle sus riesgos. Junto con su médico, debe realizar un análisis exhaustivo de los medicamentos recetados y de venta libre tomados, limitar la exposición al sol, calcular la cantidad de vitamina proveniente de los alimentos y suplementos nutricionales, incluso en ausencia de síntomas, controlar constantemente el nivel de vitamina en el cuerpo.

Pueden pasar varios meses hasta que el nivel de vitamina soluble en grasa vuelva a la normalidad. Además, los niveles de calcio pueden seguir aumentando durante un tiempo después de dejar de tomar suplementos de vitamina D.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!