6 remedios poco conocidos para limpiar los quistes ováricos

Los quistes ováricos son sacos llenos de líquidos que se sitúan en o sobre un ovario. Generalmente son benignos y la mayoría de las mujeres tendrán al menos un quiste ovárico durante su vida. Sin embargo, pueden causar molestos síntomas que, con simples remedios caseros, pueden ser atenuados para mejorar la calidad de vida de la mujer. Si te han detectado un quiste ovárico, no dejes de leer estos efectivos consejos para reducirlos de tamaño y combatir su sintomatología.

¿Qué síntomas puedes tener a causa de un quiste ovárico?

Algunos quistes de ovario son asintomáticos, es decir, no producen ninguna manifestación en tu organismo. Por lo general, son descubiertos en exámenes ginecológicos de rutina a través de una ecografía. Sin embargo, cuando los quistes son sintomáticos pueden resultar bastantes molestos, causando:

  • Ciclos menstruales irregulares
  • Náuseas
  • Hinchazón
  • Dolor lumbar
  • Presión en la vejiga
  • Dolor en la región abdominal inferior
  • Sensibilidad en los senos
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Problemas al orinar y/o al defecar

Remedios naturales simples para tratar tus quistes de ovario

Estas medicinas naturales te ayudarán en el tratamiento de los quistes de ovario sin necesidad de llenar tu organismo de drogas o químicos, al mismo tiempo que evitas efectos secundarios indeseables:

Consume infusiones de hierbas que te ayuden a combatir los quistes ováricos

Existen muchas hierbas medicinales que previenen la aparición y formación de quistes ováricos, entre ellas, diente de león, trébol rojo, hinojo y salvia. Prepara infusiones con estas hierbas y bebe de dos a tres tazas por día, durante al menos 4-6 semanas para combatir los quistes ováricos y prevenir apariciones futuras.  Por otra parte, el té de manzanilla es muy efectivo para aliviar el malestar y el dolor a causa de sus efectos calmantes. Si utilizas manzanilla en hebras para elaborar la infusión es aún mejor. Añade dos cucharaditas de manzanilla en una taza de agua hirviendo y deja remojar durante al menos 5 minutos. Bebe tres tazas al día de este té para lograr resultados rápidos.

Aplica calor en las zonas que te duelen

Los quistes ováricos pueden causar dolor abdominal y pélvico, y el calor es excelente para que te deshagas del malestar y de la inflamación. Coloca una almohadilla térmica o una compresa de agua caliente sobre tu área abdominal y/o pélvica y deja actuar durante 15 minutos. Puedes repetir esta técnica las veces que sean necesarias.

Disfruta de un baño con sales de Epsom

Las sales de Epsom ayudan a disminuir el dolor gracias al sulfato de magnesio que actúa como relajante muscular. Llena tu bañera con agua tibia y agrega una taza de sales de Epsom, luego disfruta de una placentera inmersión durante media hora y olvídate del dolor.

Masajea tu zona abdominal con aceites esenciales

Los aceites esenciales de jazmín, geranio y almendras ayudan a aliviar los síntomas de los quistes ováricos. Masajea suavemente tu zona dolorida y libérate del dolor con estas deliciosas esencias.

Elabora un licuado con betabel y aloe vera

La betacianina del betabel puede mejorar el funcionamiento de tu hígado para eliminar las toxinas de tu organismo y tratar los quistes ováricos. Consume diariamente un licuado elaborado con media taza de extracto de jugo de betabel con una cucharada de melaza y una cucharada de gel de aloe vera.

Bebe vinagre de manzana para disolver tus quistes ováricos

El vinagre de manzana es muy rico en potasio y puede ayudar a disolver los quistes causados por carencia de potasio. En un vaso de agua tibia, añade una cucharada de vinagre de manzana y una cucharada de melaza. Es recomendable que bebas dos vasos de esta preparación al día, para conseguir una reducción significativa en el tamaño de tus quistes.

Utiliza paquetes de aceite de ricino para reducir el tamaño de tus quistes ováricos

Para este remedio natural, debes doblar un paño de franela grande de modo que obtengas dos o tres capas de espesor. Luego, rocía el paño con dos cucharadas de aceite de ricino y coloca la tela sobre tu abdomen. Utiliza una película plástica para cubrir la franela sobre tu abdomen y, a su vez, cúbrela con una toalla. A continuación, coloca una botella llena de agua caliente encima de la toalla. Finalmente, toma una manta caliente y cúbrete bien. El aceite de ricino debe actuar durante al menos 30 minutos. Repite este procedimiento tres veces a la semana para disolver tus quistes de ovario. No es recomendable que realices este tratamiento durante tu período menstrual o después de la ovulación si estás tratando de concebir.

¿Conoces algún otro remedio natural para tratar los quistes ováricos?

Viewed using Just Read

Report an error

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!