Evita estos 10 alimentos para evitar el peor dolor de tus articulaciones en tu vida

Tu dolor articular puede empeorar bastante al realizar incluso las tareas diarias más simples. Se caracteriza por hinchazón, inflamación, molestia y dolor. Desafortunadamente, afecta a muchas personas, sin importar su género o edad.

Además, el dolor articular puede experimentarse de forma aguda o crónica, y con una intensidad leve, moderada o severa.

Los principales responsables del dolor articular son la artritis, la gota, los huesos dislocados o fracturados, las lesiones, los músculos tensos, la fibromialgia, la bursitis, la leucemia o el lupus. Lo más importante es que el consumo de algunos alimentos puede agravar tu dolor articular, mientras que el de otros puede aliviarlo.

Aquí te presentamos una lista de alimentos que pueden empeorar tu dolor articular, por lo que deberías eliminarlos de tu dieta:

Reemplaza los azúcares refinados por endulzantes naturales

Consumir muchos alimentos azucarados regularmente puede generar mayor inflamación. También contribuye a la ganancia de peso, lo cual ejerce presión sobre las articulaciones.

Eso no es todo, es recomendable que reduzcas tu ingesta de bebidas dulces y refrescos. De acuerdo a un estudio publicado en la Revista Americana de Nutrición Clínica (American Journal of Clinical Nutrition), el consumo regular de estos alimentos podría incrementar el riesgo de desarrollo de artritis reumatoide en mujeres. Entonces, resultaría beneficioso para ti reemplazar estos alimentos por otros endulzados con miel, estevia o melazas.

Evita las carnes rojas y procesadas

Los químicos presentes en las carnes rojas y procesadas en forma de purinas, nitritos y toxinas, junto con los productos finales de glicación avanzada (AGEs), pueden incrementar la inflamación y el dolor en el organismo. En 2014, la Academia Nacional de Ciencias realizó un estudio que demostró que la carne roja contiene glucano, el cual puede aumentar la inflamación y favorecer el crecimiento de células cancerígenas.

Reduce drásticamente el consumo de yema de huevo

Comer huevos regularmente puede elevar la hinchazón y la inflamación. Para ser más específicos, el ácido araquidónico que se halla en la yema de huevo empeora la inflamación porque se transforma en agentes inflamatorios denominados prostaglandinas. Por otra parte, las grasas saturadas presentes en la yema también pueden afectar negativamente la inflamación.

Reemplaza los productos lácteos con leches vegetales y sus derivados

El elevado contenido proteico de los productos lácteos también puede llevar a mayor inflamación y dolor. El Comité de Médicos por una Medicina Responsable remarca que este aporte proteico también puede irritar los tejidos articulares circundantes. Es más, los lácteos, como manteca, queso y leche, también son ricos en grasas saturadas que pueden agravar el dolor articular. Por esto, deberías evitar consumir estos productos y, por otra parte, puedes reemplazarlos con tofu, leche de almendra o de soja, ya que son variantes mucho más saludables.

Sustituye los cereales refinados por sus versiones integrales

Los cereales (granos, harinas y sus derivados) refinados tienen un alto índice glucémico, por lo que su consumo regular conduce a un aumento de la inflamación.

De acuerdo a estudios sobre el tema, el consumo diario de granos de cereales y de productos derivados del trigo incrementa la posibilidad de desarrollar enfermedades crónicas autoinmunes, diabetes, problemas cardíacos y cáncer. Por ello, sustitúyelos con granos integrales, semillas, arroz integral, y almendras.

Evita las proteínas de suero

No existe duda de que el gluten y la caseína pueden agravar el dolor y la inflamación. Específicamente, la caseína genera el ácido úrico, y si el nivel de ácido úrico en el organismo está muy elevado, ello puede resultar en inflamación de las articulaciones o gota.

También aquellas personas que experimentan sensibilidad al gluten tienen un riesgo más alto de desarrollar gota. Los alimentos libres de gluten pueden reducir la inflamación, la resistencia a la insulina y la adiposidad.

Limita el consumo de cerveza

El dolor de articulaciones se puede intensificar al consumir demasiado alcohol. A saber, las purinas halladas en la cerveza son transformadas en ácido úrico, el cual puede acentuar muchísimo el dolor articular. Además, la cerveza contiene gluten que ejerce un impacto negativo sobre las articulaciones frágiles.

Elimina los alimentos que contienen glutamato monosódico

El Glutamato Monosódico es un aditivo, el cual es añadido a ciertos alimentos para realzar su sabor. Sin embargo, este tipo de aditivo empeora los síntomas de la artritis reumatoide. Entre los alimentos que contienen glutamato monosódico se encuentran los snacks salados, los aderezos, los embutidos, los productos congelados y las patatas fritas.

Reduce el consumo de sal de mesa (sal fina)

Los químicos y aditivos presentes en la sal de mesa pueden interferir con el balance de fluidos del cuerpo. Por lo tanto, deberías disminuir tu ingesta de sal fina para prevenir la pérdida de calcio y tener huesos saludables. También, es recomendable que evites consumir comidas chatarras porque son una fuente de sal refinada. Es aconsejable sustituir la sal de mesa por sal marina o por sal rosa del Himalaya, que son opciones más saludables.

Modera el uso de aceite de maíz

Los ácidos grasos omega 6 presentes en el aceite de maíz tienen efectos dañinos sobre tu salud en general y, concretamente, contribuyen a incrementar la inflamación.

Entonces, es recomendable reducir el consumo de cacahuate, aceite de cártamo, soja, aderezos para ensaladas y pepitas de uva. Esto no significa que debas excluir totalmente estos alimentos de tu dieta, sino que los consumas con moderación.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!